Deja que el cárdigan sea el protagonista de tu look

By  |  0 Comments

Esta ya clásica chaqueta de punto que está presente en la moda de calle desde los años veinte ha demostrado con creces su gran versatilidad y todo su potencial. Llevar un cárdigan puede cambiar completamente el estilo de tu conjunto para ese día. Un cárdigan negro de mujer es un básico de armario que te salvará cualquier conjunto cediendo el protagonismo al resto de prendas que lleves ese día. Sin embargo, esta pieza es ya tan famosa y socorrida y tiene tantas variedades que ha llegado el momento de dejarla brillar.

No importa si prefieres llevarlos abiertos a modo de chaqueta o cerrados como un jersey. Un cárdigan puede llamar la atención y ser la estrella de tu conjunto por muchas razones. La más evidente puede ser el color. Sin embargo, el corte y la forma del punto también tienen mucho que decir en cuanto a originalidad. Échale un ojo a las colecciones de cárdigan para mujer en tiendas online como Zalando y déjate llevar por la variedad de modelos que hay disponibles.

Si te parecen demasiado y no sabes por dónde empezar, aquí te contamos cómo encontrar el cárdigan original para mujer perfecto.

 

Cárdigan de colores y estampados

Utilizar colores llamativos es una forma muy sencilla de hacer que una prenda llame la atención. En muchas ocasiones esto no quiere decir tener que comprar prendas de colores flúor o llevar un cárdigan rojo para mujer; los tonos pastel pueden hacer esta función si se combinan bien, con prendas blancas o negras. Un buen ejemplo es este cárdigan rosa de Trendyol.

 

 

Combinar varios colores hace la prenda mucho más original, aunque tal vez sea un poco más difícil combinarla. En estos casos, las prendas básicas son una buena opción, sobre todo si puedes añadir a tu conjunto alguna pieza de ropa que coincida con algún color del cárdigan. Este de Pieces con los colores del arcoíris está fabricado con un porcentaje de lana, así que a pesar de su colorido diseño primaveral, puedes ponértelo cuando refresque.

 

 

Los estampados también son un elemento clave para convertir esta prenda clásica en el centro de todas las miradas. Además, en muchas ocasiones, estampado y color van de la mano, como pasa en este cárdigan de cuadros en rosa fucsia y naranja de Vila. Su corte estilo crop lo hace perfecto para combinar con unos pantalones de talle alto.

 

 

Cárdigan con distinto corte

Si no te sientes tan atrevida como para arriesgar con los colores, siempre puedes optar por buscar un cárdigan gris o azul marino pero con un corte algo distinto u original. Bien combinados, estas prendas podrán ser las protagonistas, aunque no resalten por su color.

Un cárdigan largo siempre podrá darle ese toque distinto a tu conjunto. Ya sea con falda corta o con vaqueros, este tipo de prendas nunca falla.

 

 

Lo mismo sucede con los cárdigan cortos por encima del ombligo. Llévalo cerrado a modo de jersey con un pantalón o una falda de talle alto para sacarle el máximo partido.

 

 

Un cárdigan con cinturón es una muy buena opción pues este estiliza y le añade ese toque original, mientras que puedes seguir llevando colores neutros o poco llamativos. Son perfectos para llevar con tus vaqueros favoritos. Este de Vila es un buen ejemplo que además está disponible en varios colores, desde el negro básico al rosa fucsia.

 

 

Los cárdigan con forma asimétrica no son muy habituales pero un cierre lateral puede crear la misma sensación. Eso sucede con este cárdigan azul marino de Even&Odd. El cierre lateral con un lazo lo aleja de los cárdigan clásicos a pesar de su color. Además, el cierre cruzado forma un escote de pico que estiliza la zona del cuello.

 

 

Cárdigan con punto grueso o diferentes tejidos

Por último, al margen del color y el corte, otro aspecto que puedes tener en cuenta cuando busques un cárdigan original es el tipo de punto o el grosor del tejido.

El punto grueso o un tejido no muy fino le darán a la prenda un toque más cozy, ese aire calentito perfecto para las épocas más frías del año. Un buen ejemplo es este cárdigan marrón de Kaffe.

 

 

También es importante prestar atención a las cenefas que crean los distintos tipos de punto en la prenda, pues estas también pueden hacer que el cárdigan tenga ese toque distintivo. Esto es lo que sucede con este de Monki, un cárdigan corto con punto abierto que deja ver a la perfección las diferentes formas creadas por el punto. En estos casos es muy recomendable llevarlo cerrado.

 

 

Ahora que ya sabes qué buscar en un cárdigan para que sea original, combínalo para que sea el protagonista de tu conjunto.

Periodista especializada en belleza, moda y corazón

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.