Consejos para aumentar las posibilidades de quedarte embarazada

By  |  2 Comments

Tener un bebé no siempre es tan fácil como muchos nos quieren hacer entender. Por supuesto, hay a quien le ocurre, pero también hay muchas personas que exageran y aseguran que ha sido cuestión de un par de meses, bien porque no quieren contar su experiencia real o porque culturalmente consideran que es “mejor” conseguirlo en un tiempo récord. La realidad es que eso de quedarse embarazada a la primera de cambio no es tan sencillo (ni frecuente) como parece… Cuando yo decidí ser mamá ya rondaba los 35 años. Mi ginecóloga me hizo un examen completo y, como todo estaba aparentemente bien, me dijo –palabras textuales- que no volviera hasta que no pasara un año si no conseguía antes mi objetivo. “Puede que te quedes embarazada enseguida, pero no es lo normal. No hay que tomarse esto como un sprint. Lo normal es que esta misión lleve tiempo. Si cuando toque tu próxima revisión no lo habéis conseguido todavía, entonces hablamos”, me comentó con determinación.

Antes de nada, no te obsesiones. Piensa que aun en el caso de que no pudieras quedarte embarazada por la vía tradicional, existen un montón de técnicas de reproducción asistida, como el embarazo por ovodonación, la inseminación artificial, la fecundación in vitro… que pueden permitirte hacer realidad tu sueño.

Pero antes de llegar a este punto, lo mejor es que  pongas en práctica algunos consejos que, según muchos expertos, pueden aumentar las posibilidades de quedarse embarazada de forma natural, siempre que no haya ninguna limitación que lo impida. ¡Apunta estos consejos!

 

Acude a tu ginecólogo

Si estás pensando en quedarte embarazada, lo primero que debes hacer es pedir cita con tu ginecólogo para que se te asegure de que tu estado de salud es óptimo y te dé ciertas recomendaciones. Este paso es importante, especialmente si padeces una enfermedad crónica tipo diabetes, problemas cardíacos, tiroides… De este modo te asegurarás de que el punto de partida está en buenas condiciones.

 

Adopta hábitos saludables

Dormir las horas necesarias, practicar algo de ejercicio y abandonar hábitos poco recomendables, como fumar y beber, te ayudará a ir preparando tu cuerpo ante un posible embarazo. Es importante que te encuentres bien y que lleves una vida ordenada si quieres albergar una vida en tu interior.

 

Alimentación equilibrada y sana

¡Fundamental! Como bien. Alimentarse adecuadamente es otro punto que debes tomarte en serio. La dieta Mediterránea es una buena elección. Al ser tan rica en frutas y verduras te ayudará a mantener tu organismo en plena forma.

Si te alimentas de forma poco recomendable o te saltas comidas, es posible que termines cogiendo peso y producirás más insulina, disminuyendo tu fertilidad.

No olvides reducir las grasas y los fritos; no abuses de la sal ni del azúcar y olvídate del café, el té y los refrescos con cafeína.

 

Conoce tu ciclo menstrual

Apunta cada vez que te viene la regla para saber cómo es tu ciclo menstrual. Quizá ya lo hacías. Este detalle es importante porque así podrás calcular cuáles son tus días más fértiles.  No se trata de que estés pendiente del calendario en todo momento, pero puede resultar práctico. A mitad del ciclo es cuando suele tener lugar la ovulación (el óvulo desciende por las trompas de Falopio hasta el óvulo). Es en este momento (en los 6-7 días centrales del ciclo) cuando hay más probabilidades de quedarte embarazada y, por tanto, cuando las relaciones sexuales pueden resultar más productivas.

 

Practica sexo con frecuencia, pero tampoco te pases

Si hay algo imprescindible para quedarse embarazada por la vía tradicional es mantener relaciones sexuales, especialmente durante la ovulación. Numerosos estudios señalan que tener sexo a diario aumenta la posibilidad de conseguir el objetivo y no afecta significativamente a la calidad del semen. Sin embargo, muchos expertos recomiendan no “practicar” tan a menudo, ya que también está comprobado que la calidad del esperma mejora si se deja un margen de 48 horas entre cada eyaculación.

 

Intenta mantener el estrés alejado

Cuanto más relajada estés, mucho mejor. Practica yoga, haz mindfulness, pinta mandalas, llénate la bañera, date un masaje… Introduce en tu día a día algún momento relajante que te ayude a sentirte bien y a estar tranquila. El estrés es uno de los factores que más dificultan el embarazo por diferentes motivos. El más importante que pueden elevarse los niveles de cortisol (la llamada hormona del estrés), que pueden detener la ovulación o hacer que los ciclos menstruales sean muy irregulares.

 

Pide ayuda

Si tras un tiempo prudencial intentándolo, no consigues quedarte embarazada. Será tu especialista quien te indique cuando volver a consulta. En ese momento te asesorarán y te recomendarán la mejor opción para tu caso.

Periodista especializada en belleza, moda y corazón

2 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.