Cirugía estética post bariátrica: el protocolo que elimina piel y flacidez

By  |  0 Comments

Un alto porcentaje de los pacientes que se someten a tratamientos bariátricos para perder mucho peso terminan alcanzando su objetivo. Tras una reducción de estómago y una dieta adecuada, se pierde muchísimo peso y este proceso termina pasando factura a la piel, que se descuelga y deja una apariencia poco estética. Es entonces cuando llega la segunda parte del procedimiento. Toca someterse a nuevos protocolos para eliminar la piel sobrante y dejarlo todo “en su sitio”.

¿Sabes cuáles son las principales técnicas para devolver la tonicidad a la piel? Has oído hablar de ellas en infinidad de ocasiones. Te cuento cuáles son las más destacadas y qué puedes esperar de ellas. Ahora bien, si vas a recurrir a alguna de ellas, recuerda ponerte en manos de un buen profesional. Como cualquier procedimiento quirúrgico, requiere de unas manos expertas. ¡No asumas riesgos!

 

La liposucción

La liposucción o lipoescultura es una intervención que permite extraer los acúmulos de grasa localizados de zonas como el abdomen, la cartucheras, los flancos, las piernas, los glúteos, las rodillas, los tobillos e incluso la papada. Se trata de una técnica que consiste en introducir finas cánulas en la piel a través de pequeñas incisiones para aspirar la grasa instalada en la zona a tratar. De este modo, se consigue remodelar zonas corporales resistentes a la dieta, el ejercicio y otros tratamientos estéticos. No se persigue la pérdida de peso, sino cambiar la silueta y devolverle una forma más armónica.

Puedes descubrir este procedimiento en doctorantolin.com/liposucción. Está especialmente indicada para personas con un peso normal que presentan depósitos de grasa localizada desproporcionados y ofrece unos resultados sorprendentes.

 

Cruroplastia

Si después de una pérdida de peso importante, tus muslos se han descolgado y presentan demasiada flacidez, puedes recurrir a la cruroplastia o lifting de muslos. Es una técnica quirúrgica que persigue eliminar la flacidez de los muslos, el exceso de piel y de grasa, así como tensar y mejorar su contorno. Lo bueno de esta técnica es que permite trabajar de forma muy localizada, moldeando las piernas a la medida del paciente. Además, permite camuflar muy bien las cicatrices, localizándolas en la cara interna de las ingles para que queden lo menos visibles posible. Al final del procedimiento resultan prácticamente imperceptibles.

 

Abdominoplastia 

Otra zona que suele resentirse con una pérdida masiva de peso es el abdomen.  Para afinar y reforzar los músculos de esta zona, el procedimiento quirúrgico indicado es la abdominoplastia. Tal y como puedes leer en drterren.com/abdominoplastia, es un método indicado para deshacerse del exceso de piel y grasa y lograr una apariencia más firme y tonificada.

En ocasiones esta técnica por si sola no es suficiente. El especialista será quien determine si basta o si conviene combinarla con una liposucción para eliminar el exceso de grasa de flancos y espalda y conseguir una cintura más estilizada.

 

Lipoescultura Wal

Al igual que la lipoescultura convencional, la Wal (también conocida como técnica Body-jet) persigue extraer los adipocitos acumulados en la zona tratada y moldear la figura. La diferencia que existe entre ambas técnicas es que en este caso se emplea agua a presión para extraer la grasa sobrante que resulta imposible destruir con dieta y ejercicio.

Puedes informarte de todas las ventajas que ofrece en guiadelasalud.info/liposucción. Aquí encontrarás las distintas áreas que puedes tratar con esta técnica y los precios aproximados de cada una de ellas.

 

Éxito asegurado

Tras experimentar una pérdida de peso importante, podrás “rematar” los resultados recurriendo a una o varias de estas técnicas. Definirás tu silueta y conseguirás el cuerpo que siempre has deseado.

 

Periodista especializada en belleza, moda y corazón

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.