Mi experiencia: Rejuvenecimiento facial sin cirugía en Clínica Menorca

By  |  2 Comments

¿Hay alguna arruguita que te trae por la calle de la amargura? ¿Tu rostro empieza a presentar flacidez y pérdida de volúmenes? ¿Notas tu cuello más descolgado que de costumbre? Estas son algunas de las preocupaciones que nos atormentan a las mujeres cuando nos miramos al espejo a partir de cierta edad. Pero tienen solución… ¡Y sin pasar por quirófano! Solo hay que ponerse en buenas manos (un detalle importantísimo) y combinar ciertos protocolos para conseguir unos efectos sorprendentes y, lo más importante, muy naturales. Por experiencia propia, os recomiendo pasaros por Clínica Menorca. Además de un asesoramiento constante y personalizado, cuentan con las técnicas más innovadoras y los mejores profesionales del sector de la estética. Yo me he puesto en manos del Doctor Ángel Martín, director de la clínica, y no puedo estar más agradecida y contenta con los resultados.

 

El Doctor Ángel Martín, Director de la Clínica, me asesoró en todo momento y se encargó de realizarme el procedimiento. ¡Una maravilla!

El Doctor Ángel Martín, Director de la Clínica, me asesoró en todo momento y se encargó de realizarme el procedimiento.

 

Mi experiencia en Clínica Menorca

Tuve a mis dos retoños de forma muy seguida (apenas se llevan año y medio) y fue una experiencia maravillosa que repetiría un millón de veces, pero mi físico se resintió bastante. Los dos embarazos (el primero en 2012 y el segundo en 2013) me dejaron 6 kilos de regalo y me quitaron las ganas de practicar ejercicio y controlar mi alimentación. Estaba tan agotada con el trabajo y el cuidado de mis “cachorros” que no terminaba de encontrar tiempo suficiente para retomar buenos hábitos e incrementar mi actividad física. Sin embargo, de un año a esta parte he conseguido poner toda mi fuerza de voluntad sobre la mesa y he logrado volver a mi peso habitual recuperando hábitos saludables.

Y, claro, al perder tanto peso mi cara empezaba a presentar un poco de descolgamiento y flacidez y me notaba algo desmejorada. Es lo que tiene adelgazar, sobre todo a partir de cierta edad… Por eso decidí acudir a Clínica Menorca y hacerme un rejuvenecimiento facial sin cirugía, con protocolos completamente adaptados a las necesidades de mi rostro. ¡Una auténtica pasada!

 

El paso a paso del procedimiento

Tal y como os he comentado, el rejuvenecimiento facial sin cirugía es un protocolo completamente personalizado, ya que no todos los rostros tienen las mismas necesidades: unos presentan más arrugas, otros más descolgamiento, otros flacidez, otros pérdida de volúmenes y contornos… Cada rostro es un mundo y necesita un diagnóstico por parte del profesional y una prescripción concreta.

A continuación os cuento los tratamientos que se emplearon en mi caso, que presentaba algo de flacidez y descolgamiento en la zona de la mandíbula y una ligera pérdida de volúmenes en el pómulo. A lo largo de las próximas semanas publicaré información más detallada sobre cada uno de los tratamientos que me realizaron para que los conozcáis en profundidad, pero aquí va un resumen por adelantado:

 

1-Anestesia y frío local: antes de empezar, me aplicaron frío para adormecer las zonas a tratar y, después, un poco de anestesia local. De este modo el proceso resultó prácticamente indoloro.

2-Bioplastia: esta técnica permite hacer ciertas correcciones en el rostro que hasta hace relativamente poco tiempo solo podían realizarse con cirugía. Consigue devolver al rostro los rasgos perdidos jugando con los volúmenes y aportar un mayor equilibrio y unas facciones más armónicas.

Es un procedimiento mínimamente invasivo que consiste en inyectar sustancias reabsorbibles o permanentes, según la necesidad, para modificar o restaurar volúmenes. En mi caso, el doctor inyectó ácido hialurónico en la zona de los pómulos con la finalidad de lograr un aspecto más armónico.

 

Clínica Menorca

 

 

3-Hilos tensores

Para combatir la flacidez del tercio medio de mi cara, el doctor me colocó dos hilos tensores espiculados (uno en cada lado de la cara). Estos hilos reabsorvibles tienen un efecto lifting inmediato y consiguen recuperar el perfil del rostro. Además, mejoran la calidad de la piel al contribuir en la creación de colágeno y fibroblastos, dos de los grandes responsables de su juventud.

 

Hilo tensor

 

Por otra parte, me colocó unos hilos mágicos en la zona del cuello para evitar el descolgamiento de esa zona. Estos hilos también tensan la piel y, además, “trabajan” para que se mantenga más joven, ya que estimulan la regeneración del colágeno. La principal diferencia con respecto a los anteriores es su grosor (son más finos).

 

Tratamiento cuello

 

4-Mesoterapia facial con vitamina C: este tratamiento consiste en unos pinchacitos mediante los cuales se estimulan puntos básicos en la piel y se van depositando sustancias que mejoran la calidad de la piel. En mi caso, el doctor aplicó vitamina C para aportar luminosidad.

 

Mesoterapia

 

Duración del procedimiento

Leyendo todos los procedimientos aplicados en el rejuvenecimiento seguro que pensaréis que me pasé un día entero en la clínica. Para nada… En realidad el tratamiento no duró más de 20/25 minutos. Una vez que la anestesia hizo efecto, el doctor procedió a colocar los hilos tensores y a inyectar los productos adecuados para cada zona. En unos minutos estaba lista. Me pareció alucinante.

 

Ni una pizca de dolor

Es cierto que las agujas imponen y pueden dar mucha impresión, pero con la anestesia local y el frío apenas se siente dolor; simplemente unas leves molestias. Además, el proceso es tan rápido que cuando te quieres dar cuenta ya se ha terminado. Con deciros que lo que más incómodo me resultó del protocolo fue el tiempo que tardó en desaparecer el efecto de la anestesia os lo digo todo… ¿Alguna vez os han anestesiado para empastaros una muela y se os ha acolchado hasta la lengua? Pues es una sensación parecida. Ese hormigueo fue más incómodo para mí que el resto del proceso, pero en aproximadamente dos horas volví a la normalidad.

 

Resultados prácticamente inmediatos

Los resultados del tratamiento se empiezan a apreciar realmente al cabo de un mes, pero lo cierto es que nada más incorporarme y mirarme al espejo noté bastante mejoría. El rostro estaba bastante más perfilado, los pómulos más definidos y la piel se veía más tersa y luminosa. Es cierto que se podía apreciar un poco de inflamación en las zonas tratadas, pero nada que me impidiera volver a mi vida habitual. Con un poco de maquillaje (y yo no me maquillo demasiado) estaba lista para volver al trabajo y que nadie notara que me había hecho nada.

Ahora, mes y medio después, puedo deciros que me encanta el resultado. Mi piel está mucho más jugosa y mi rostro más perfilado. Y, lo mejor de todo, es muy natural.

Soy partidaria de que cada uno se haga todos los retoques estéticos que sean necesarios para sentirse bien consigo mismo, pero me parece importantísimo buscar la naturalidad. Me horrorizan los pómulos artificiales, los labios desproporcionados y los rostros rígidos, sin una sola arruga. ¡Eso no es normal! No hay que perder el norte, ni siquiera los niños pequeños tienen la cara completamente lisa… Creo que debemos buscar la mejor versión de nosotros mismos, pero sin olvidarnos de la edad que tenemos. No podemos pretender parecer 30 años más jóvenes de lo que marca nuestro DNI. ¡Es una cuestión de lógica!

Por eso es tan importante ponerse en manos de expertos que detecten tus necesidades y te asesoren correctamente, tanto en lo que debes como en lo que no debes hacerte.

 

Una ligera inflamación y ningún hematoma

Siempre que intervienen las agujas en algún tratamiento hay riesgo de que aparezca algún hematoma, pero a mí no me salió ninguno. Lo único que noté es algo de hinchazón los primeros días, pero pasada una semana… ¡como nueva!

 

Antes y después

Nada mejor que ver el antes y el después del tratamiento para hacer una valoración. Aquí os dejo con dos fotografías para que veáis el cambio. Entre ellas hay una diferencia de tres semanas y se supone que los resultados van en aumento.

Lo cierto es que las imágenes no reflejan el resultado todo lo bien que me gustaría, pero sí se aprecia con bastante claridad cómo se ha tensado el cuello y se han definido los contornos del rostro. Además, la calidad de la piel se nota muy mejorada. ¡Yo estoy súper contenta! Lo dicho, una gran mejoría, muy sutil y, lo que más me gusta, muy natural. (En ninguna de las imágenes llevo maquillaje)

 

ANTES Y DESPUÉS

 

Precio del protocolo

El profesional es quien tiene que hacer la valoración económica, ya que cada caso es distinto y el precio varía en función de los protocolos empleados, la cantidad de producto que haya que inyectar, número de hilos que haya que utilizar… Lo mejor es acudir a consulta y pedir una valoración. La primera visita es gratuita y no tiene ningún tipo de compromiso, así que no tienes nada que perder. ¡No te quedes con las ganas de informarte!

 

Mi experiencia ha sido de 10. ¡Repetiría sin dudarlo!

 

Periodista especializada en belleza, moda y corazón

2 Comments

  1. Superficiales

    11 septiembre, 2018 at 14:16

    Qué interesante!! Muchas gracias por compartir esta entrada, muchas veces no nos atrevemos a realizarnos tratamientos por miedo o desconocimiento, y gracias a tu post, se despejan muchas dudas. Besotes ;)

    • Tete Valero

      11 septiembre, 2018 at 16:00

      Es cierto que mucha gente se hace retoques y no quiere contarlo. Es muy respetable, pero yo eché en falta poder leer experiencias sobre este protocolo antes de hacérmelo. Por eso comparto la mía.

      Millones de gracias por tu comentario.
      Un besazo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>