¿No utilizas tus joyas antiguas? ¡Véndelas!

By  |  0 Comments

Dicen que las modas vuelven, pero a veces, lo hacen literalmente. Y es que hoy día, son muchas las tiendas de ropa que están consiguiendo el éxito gracias a los amantes de la moda que buscan una alternativa a los modelos clónicos propios del low cost. Un fenómeno que se ha trasladado a la compraventa de joyas vintage de alta gama. Se trata de piezas cargadas de historias, y capaces de romper con todos los tabúes.

Hay todavía quien piensa que vender un anillo heredado o una joya que se recibió como regalo en la comunión, es como vender al familiar del que procede. Pero lo cierto es que la creciente popularidad de los comercios de ropa vintage está consiguiendo que el mercado de joyería antigua vaya dando al traste con los tabúes relacionados con todos esos sentimentalismos.

 

 

Los españoles se van abriendo a la compraventa de joyas de segunda mano

Según los expertos, aunque en España vender joyas sigue estando bastante estigmatizado, las personas están cambiando mucho en este sentido. Un cambio que viene dado en parte por la nueva mentalidad del consumidor, saturado de “moda pronta”, y de su equivalente en joyería.

Los profesionales del sector hacen especial hincapié en que se están valorando piezas realizadas con parámetros de producción distintos a los de ahora. Se trata de accesorios que ofrecen “algo diferente”, y que tienen nada o poco que ver con los chockers que inundan el mercado de la fast fashion.

Por las manos de algunas empresas de este ámbito pasan pizas de principios del siglo XIX, o joyas más modernas de casas como Cartier, Bvulgari o David Webb, así como joyería española de las décadas de los treinta y los cuarenta, tales como pulseras de compromiso con brillantes en oro o platino. También se ven joyas que, aunque son auténticas obras de arte en miniatura, no siempre tienen espacio para los joyeros.

 

joyas

 

¿Cómo es el cliente que va a una tienda de joyas vintage?

La garantía de calidad de esas marcas es lo que ayuda precisamente a algunas firmas a terminar con otro tabú, que es el que identifica la compraventa de joyas con los comercios “compro oro”. El cliente modelo de estos negocios no tiene nada que ver con la venta de accesorios por necesidades a nivel económico.

Se trata de un cliente con un perfil medio-alto, lo cual significa que no tiene ninguna necesidad económica inminente. Ponen en venta las piezas porque les traen malos recuerdos, por ejemplo en caso de divorcio o de herencia, o también por cuestiones de moda.

 

Como la ropa vintage, las joyas antiguas también siguen sus modas

De hecho, no importa que una joya sea de algunas de las marcas más famosas y exitosas. Si los materiales o los diseños han quedado desfasados, la venta se convierte en la mejor vía para renovar el joyero.

Del mismo modo que ahora lo más buscado en ropa vintage son unos vaqueros Levi’s clásicos, de tiro alto y con el bajo deshilachado, la joyería de segunda mano cuenta también con sus propias tendencias.

 

Foto de portada de Bridget Flohe para Unsplash

Periodista especializada en belleza, moda y corazón

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>