Mucho más que una pedicura en MY LITTLE MOMÓ

By  |  2 Comments

Un momento de relax y
unos pies impecables


Últimamente me estoy aficionando a las “mani-pedis”… Me
encanta verme bien las manos y los pies (como a tod@s, claro), pero lo que más
me gusta es sentir que me están mimando y que me estoy haciendo un regalo que
disfruto por dentro y por fuera…

No sé si os pasará a vosotr@s, pero yo no tengo mucha
facilidad para relajarme; siempre voy a mil por hora. Sin embargo, el momento
de la manicura y la pedicura es exclusivamente para mí y consigo desconectar
completamente y olvidarme de las preocupaciones. Por eso me gusta hacerme estos
tratamientos en establecimientos que me hagan sentir a gusto, tranquila, en
armonía… Y he descubierto otro rincón perfecto para alcanzar la relajación más
absoluta. Se llama My Little Momó y
es un auténtico oasis de belleza y bienestar…


Un lugar con mucho
duende…

Está situado en una zona privilegiada de Madrid, frente al
madrileño Parque del Retiro, y comparte espacio con el prestigioso estilista
Moncho Moreno. Su estupenda ubicación ya advierte que no nos encontramos en un
local de “mani-pedi” al uso, sino ante un lugar chic, mágico y con mucho encanto.

Nada más entrar te das cuenta de que todo está cuidadadísimo,
hasta el más mínimo detalle.  Unas chicas
amabilísimas, ataviadas con un uniforme encantador, te reciben y te invitan a
tomar algo mientras te preguntan qué tratamiento te apetece probar. La decisión
es sumamente difícil, pues la oferta incluye manicuras y pedicuras a la carta,
con una amplia variedad de productos naturales elaborados con diferentes
principios activos: té, cítricos, vino, café, chocolate, pepino…

Además, la carta incluye tratamientos de pestañas y cejas:
extensión de pestañas (150 €), relleno de pestañas (40 €, diseño de cejas (30
€) y retoque de cejas (12 €)



Mi tratamiento personalizado

Yo me decanté por una pedicura dejé asesorar por la
manicurista, que tuvo en cuenta mis gustos y me aplicó un tratamiento a base de
cítricos. Ummmmm, cómo me gustó.  Para
empezar, sumergí mis pies en una preciosa palangana de cerámica que me trasladó
a mi niñez y me hizo recordar aquellos intensos veranos en el pueblo, cuando mi
abuela me ayudaba a asearme después de pasarme la tarde jugando al aire libre.

Tras este momento nostálgico (pero muy agradable), me retiraron
las durezas, me arreglaron las uñas y me envolvieron los pies con queratina y
vitamina E para hidratarlos y protegerlos. La sensación fue maravillosa, pero
aún lo fue más unos instantes después, cuando me hicieron un masaje de pies
increíble. Llamarme rara, pero adoro que me toquen los pies… ¡Me vuelve loca!

Para finalizar, llegó el momento de escoger el esmalte y me
encontré con un nuevo dilema: la variedad era tan amplia que me llevó un buen
rato decantarme por un color.


Yo me sentí como una auténtica reina siendo objeto de tantas y tan buenas atenciones. 

Organiza una
velada única e irrepetible

Este centro no sólo tiene realiza manicuras y pedicuras a la
carta, sino que también proporciona experiencias únicas. Su propietaria, Teresa
de Miguel, se ha propuesto que estemos guapas y que vivamos unos instantes
irrepetibles. ¡Y vaya si lo consigue! My Little Momó es el lugar perfecto para
preparar una Beauty Party con amigas,
despedidas de soltera, reuniones informales, citas afterwork… Todo es posible
en este espacio decorado con un gusto exquisito. Durante el día es posible
desayunar o merendar con zumos naturales, tés, cafés, pastelitos franceses
recién preparados en “Mamá Framboise”…  Y
cuando cae la tarde, puedes hacerte la pedicura mientras sostienes en la mano
un cóctel maravilloso, un mojito o una caipiriña. ¿A qué es un plan fantástico?

Yo, como podéis ver en estas imágenes fui por la mañana y
disfruté de mi momento con un delicioso café con espumita y (aunque mi dieta me
lo tiene terminantemente prohibido) con unos pasteles de infarto.




Todo en este establecimiento es precioso. Detalles modernos
combinados con objetos de aire vintage, paredes blancas frente a zonas de
ladrillo visto, una iluminación tenue y romántica, unos aromas naturales y
deliciosos… Su interior invita a disfrutar de un instante íntimo, relajante y
placentero. Tenéis que acercaros para conocerlo en persona. Merece la pena…

Por cierto, si os gusta cualquier detalle de su interior y
queréis llevároslo a casa, preguntarle a las chicas del centro, pues
prácticamente todos los muebles y accesorios que hay en el interior de My Little
Momó
están en venta. 


C/ Lagasca, 3. Madrid
Tel. +34 91 431 28 81

Periodista especializada en belleza, moda y corazón

2 Comments

  1. Beatriz Canto

    5 febrero, 2013 at 09:13

    Me ha encantado el sitio, tomo nota para mi proxima visita a Madrid

    besis!!

  2. PassionateMK

    4 febrero, 2013 at 22:22

    Joín me dan unas ganas locas de estar ahí… me transmite mucha paz y mucho equilibrio además que los muebles vintage me encantan en su justa medida. Un siio cálido y que nos miman, qué más podemos pedir?

    Besotes!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>