Manicura perfecta durante dos semanas

By  |  11 Comments

SHELLAC, de CND, ofrece esmaltes permanentes en treinta tonalidades diferentes

Adoro las uñas coloreadas, pero hasta hace algo más de un par de meses no solía pintarme las uñas a menos que tuviera que acudir a un evento importante. Considero que es imprescindible llevar una manicura impecable para causar buena impresión y yo me encontraba con dos inconvenientes en este sentido:
1-Al andar siempre justa de tiempo, no las dejaba secar todo el tiempo necesario y siempre terminaba estropeándome alguna uña.
2-Las tareas típicas del hogar (no es que me mate en casa, pero sí friego algún plato de vez en cuando, jejejejeje) hacían que en cuestión de unos días, mis manos sufrieran
En resumen, que siempre terminaba quitándome la manicura en cuestión de dos días y me aplicaba un ligero brillito para no llevar las manos hechas un desastre.
Pero he descubierto la solución para poder llevar mis uñas maquilladas e impecables sin tener que estar todo el día metida en el salón de belleza ni retocándome en casa: La manicura SHELLAC, de CND.
Esta manicura es perfecta para las mujeres de hoy en día. Seguro que la mayoría ya habéis oído hablar de ella, pero lo cierto es que lo mejor es probarla. En serio… Es mucho mejor de lo que te cuentan. Yo me he hecho “adicta” a ella.

Os cuento mi experiencia:
Pocos días antes de Navidad me animé a acercarme a un salón de belleza donde aplicaban este tipo de manicura. Todo el mundo contaba maravillas de Shellac y yo, que soy muy curiosa, tenía que comprobar en primera persona todas las bondades de esta técnica. No podía quedarme con las ganas de saber de qué me estaban hablando…
Y la verdad es que la experiencia fue sorprendente… La primera ventaja con la que me encontré es que mientras te aplican el esmalte en una mano, la otra va curándose en una lámpara UV. Esto permite que no sea necesario esperar un tiempo de secado. Por raro que parezca, en cuanto terminan de maquillarte las uñas puedes tocarlas y frotarlas sin problemas, que no se queda ninguna marca.
Por otra parte, el acabado es sorprendente. Estos esmaltes tienen un brillo espectacular. Además, hay muchos tonos diferentes para elegir. A pesar de lo novedoso de esta técnica, la firma CND ya cuenta con más de 30 tonalidades diferentes.

CND ofrece 30 tonalidades diferentes. Cuenta con los tonos básicos y con los de nueva temporada.
Hay una gran variedad para elegir.



Bueno, bueno… y qué deciros de la duración. Es fantástico. Os aseguro que no dejé de hacer ni una sola tarea habitual y conseguí que mis uñas sobrevivieran a todas ellas sin un solo roce. Gracias a Shellac mis manos lucieron espectaculares tanto en Nochebuena como en Nochevieja.
Después, retiré el esmalte en casa sin ningún tipo de problema. Tal y como me habían indicado, utilicé el kit que me habían proporcionado en el centro, compuesto por 10 envolturas (una para cada dedo), acetona pura y un palito de naranjo para ayudar a retirar el esmalte. Otra opción es acercarse de nuevo al centro. La única diferencia es que allí te lo retiran más rápido. Ya sabéis que hacerlo una misma requiere más habilidad. Ahora bien, yo soy más bien torpe y lo hice sin ningún problema.
Seguro que estáis pensando en probarlo. Pues bien, está disponible en numerosos salones profesionales. Podéis informaros en su web: www.shellac.es. Allí encontraréis un listado de centros para escoger el que mejor os viene.
En cuanto al precio, una manicura Shellac suele oscilar entre los 35 y los 45 €. Alguna puede pensar que es una técnica un poco cara, pero hay que tener en cuenta su duración (dos semanas) y su calidad. Lo cierto es que no es comparable a una manicura tradicional.
Varias recomendaciones:
-Si no queréis llevaros sorpresas desagradables, comprobar que los esmaltes que os aplican son de CND. Hay otras marcas, pero lo cierto es que ninguna está tan evolucionada como ésta.
-A la hora de retiraros los productos podéis utilizar un kit que os proporcionarán en el salón de belleza donde os lo han aplicado o acercaros de nuevo al centro para que os lo quiten. Nunca os pongáis en manos de ningún profesional que habitualmente no trabaje con Shellac porque puede dañar vuestras uñas al utilizar productos y métodos incorrectos. Retirar el esmalte es muy sencillo, pero hay que hacerlo adecuadamente para no dañar la cutícula ni la superficie de la uña.
Ventajas:
-Se aplica como un esmalte
-Dura como un gel
-Se quita en minutos y sin limar
-14 días de brillo impecable
-Protege la uña natural sin dañarla
-Se cura en lámara UV sin tiempo de secado
-Sin toluenos, sin formaldehídos, sin resinas de formaldehído (…)
¿Alguna de vosotras ya conoce esta técnica?
Espero vuestras opiniones, eh!

Periodista especializada en belleza, moda y corazón

11 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.