Lo último en peeling facial: devuélvele la luminosidad y la frescura a tu rostro

By  |  0 Comments

¿Lo has probado todo y no consigues que tu piel recupere su luminosidad y su tersura habitual? En otoño es habitual que nuestro cutis se apague y se muestre más débil y reactivo que de costumbre. Tras los excesos propios del verano comienza el frío y la piel no ha tenido tiempo suficiente para prepararse y protegerse de los cambios que trae el comienzo de la nueva estación. Una buena forma de darle un plus de energía para afrontar las bajas temperaturas con buena cara es recurrir a un peeling facial.

Hay quien piensa que esta técnica resulta muy agresiva, pero no es cierto. Sencillamente hay que ponerse en manos de un buen profesional que te recomiende el que más le conviene a tu piel por su tipología y sus necesidades del momento. Ya sabes que las necesidades no siempre son las mismas, varían en función de factores como el clima, nuestro estado hormonal, el tiempo que descansamos, el estrés, la alimentación… ¡Y es imprescindible detectarlas!

 

¿En qué consiste esta técnica?

El peeling facial es un procedimiento que consiste en exfoliar las capas superficiales de la piel para eliminar impurezas y células muertas con el objetivo de lograr su limpieza y su renovación. Se trata de una técnica ideal para rejuvenecer la piel y devolverle su luminosidad. Además, es perfecta como fase previa para cualquier otro tratamiento, ya que deja la piel lisa y preparada para asimilar cualquier principio activo con mayor facilidad.

 

peeling-facial

 

¿Qué tipos de peelings existen?

Existen diferentes modalidades de peelings, siendo los mecánicos y los químicos los dos más empleados tanto en casa como en cabina.

 

-Peelings mecánicos o físicos: yo siento predilección por estos. Son los que tienen esos microgránulos que van deshaciéndose en contacto con la piel. Me encantan. En cabina suelen combinarse con microdermoabrasión y dermoabrasión, que utilizan máquinas con cabezales de acero quirúrgico que trabajan la capa córnea y la dermis. Se trata de una técnica muy agradable que consigue que la piel recupere luminosidad y frescura.

 

-Peelings químicos: se aplica sobre la piel un producto químico abrasivo (ácido glicólico, ácido salicílico, ácido mandélico, ácido retinoico, ácido tricloroacético…) y se deja actuar durante un tiempo que suele rondar los 20 minutos. Estos yo siempre me los hago en cabina y bajo la supervisión de un experto que evalúe cuál es el ácido que necesita mi cutis.

Cualquiera de estos peelings pueden aplicarse a diferentes intensidades y profundidades (superficial, media o profunda), dependiendo del estado y las necesidades de la piel.

 

¿Sabes cuántas ventajas ofrece esta técnica?

1-Elimina arrugas, rejuveneciendo la piel

2-Cierra los poros

3-Aclara y elimina las manchas, unificando el tono

4-Aporta luminosidad

5-Mejora los cuadros acnéicos

6-Ayuda a reducir cicatrices

7-Proporciona tersura

8-Regula la hidratación

9-Reactiva la circulación

10-Consigue un efecto de lifting de forma natural al reestructura las fibras colágenas y elásticas

 

¿Cada cuánto tiempo conviene someterse a un peeling?

Como sucede con cualquier tratamiento, la frecuencia de aplicación depende de las necesidades del cliente y lo mejor es que un profesional lo determine. Por lo general, en circunstancias normales, conviene realizarse una en casa cada mes y otra en cabina cada 4/6 meses que actuará más en profundidad.

 

Periodista especializada en belleza, moda y corazón

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>