Diez errores clásicos en las dietas para adelgazar

By  |  0 Comments

Soy súper fan de Ata Pouramini. L@s que me seguís habitualmente ya lo sabéis. Me encantan todos los consejos que ofrece este orientador en salud y experto en nutrición; me parece un tipo súper profesional y cabal, pues habla muy claro y mira por nuestra salud. Puede dar gracias de tener su clínica en Valencia, porque si estuviera en Madrid no le iba a dar tregua, jajajaja.

Si buscáis dietas milagro no las encontraréis en Armas de Mujer. No creo que nada se pueda conseguir sin esfuerzo, así que siempre desconfío de las “recetas milagrosas” para perder peso o para cualquier otra cosa; en el mejor de los casos no se conseguirá ningún resultado y, en el peor, nuestra salud puede verse resentida.

Por eso adoro a este hombre. Siempre advierte de los peligros y da consejos súper útiles para cuidarse con cabeza. La última conversación que he mantenido con él ha tenido que ver precisamente con lo peligroso que resulta seguir una dieta un mes sí y un mes no. El efecto yo-yo es el menor de los males de una dieta mal ejecutada. Ata comparte con todas nosotras diez falsos mitos que circulan en torno a las dietas de adelgazamiento. ¡Tomar nota!

 

 1. Necesitamos la carne roja para suministrar proteínas a nuestro organismo. Falso. Algunos alimentos que nos aportan escasas calorías son ricos en proteínas. Es el caso de las espinacas, las setas o los espárragos. Si tu alimentación es completa, abarcarás los aminoácidos esenciales para una buena nutrición.

 

2. Los productos derivados de la soja no engordan y son más saludables. No es cierto. Los brotes de la soja o la alubia entera son sanos, no el resto. Al contrario, si abusamos de ellos pueden favorecer la aparición de problemas como  hipertiroidismo y desarreglos menstruales, ambos causantes del aumento de peso.

 

3. Los alimentos integrales no suman calorías. Sí lo hacen. Son hidratos de carbono, por lo que engordan, pero son compuestos, mejores que los simples, los presentes en la bollería industrial, por ejemplo. Quiere decirse que no provocan tantos picos de insulina y tanta necesidad de comer para regular los niveles de azúcar en sangre.

 

4. Los productos orgánicos nos ayudan con la báscula. Falso en el caso de las frutas y verduras, verdadero en el de la carne. En este último supuesto, si el ganado está alimentado en pastos  limpios y se alimenta de forma natural, su grasa será buena.  La producción masiva para suministrar carne a toda la población no garantiza, de otro modo, que la grasa que produzca el animal sea saludable. Ni siquiera en el caso de los pollos y pavos.

 

5. Lo Light te ayudan a perder peso. No es cierto. Lo que hacen es substituir la grasa por azúcares. A veces se engorda con su consumo, puesto que se ingieren más al pensar que son inocuos.

 

6. Tomar fruta nos adelgaza.  Falso. Dependerá de cada fruta, pero, en general, esta comida presenta altos niveles de azúcar natural, por lo que si, además, la consumimos para cenar nos engorda más.

 

7. Las legumbres en ensalada son un buen plato de dieta. Negativo. El consumo de legumbres crudas produce intolerancias gástricas que van desde cólicos y diarreas hasta el aumento de la ventosidad. Si se consumen con regularidad pueden producir hinchazón de vientre.

 

8. El pan blanco no engorda tanto como se cree. Muy al contrario, según estudios realizados en la Universidad de Tufts, en Boston, las personas que toman pan blanco a diario tienen tres veces más cantidad de grasa abdominal.

 

9. Crudos, mejor que cocinados. En el caso del aceite es igual. No tiene ni más ni menos calorías. El pescado y la carne no modifican sus propiedades. El que nos engorde dependerá de los aliños, si se trata de salsas. En cuanto a las verduras, si exceptuamos las verdes, mejor cocerlas para facilitar su digestibilidad.

 

10. El aceite de coco, prohibido. No, para nada. Es cierto que aporta calorías, pero no tanto como se creía. Los  triglicéridos  de  cadena  media  presentes  en su composición activan  el  metabolismo produciendo un considerable gasto energético. Se ha demostrado su efectividad en la lucha contra la obesidad y la grasa abdominal.

 

¿Qué os parecen sus consejos?

 

Periodista especializada en belleza, moda y corazón

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>