Consejos para decorar tu hogar con elementos de piel

By  |  1 Comment

La piel está cada vez más de moda en la decoración, pero hay que saber cómo jugar con ella para conseguir un hogar bonito y confortable. El cuero es un material al que se ha recurrido desde hace mucho tiempo a la hora de decorar cualquier estancia, ya que bien combinado queda bien en cualquier tipo de estilo, ya sea muy clásico, rústico o vanguardista. Ahora bien, no todo vale… ¿Quieres unos consejos para dar en el clavo y que tu casa sea la envidia de todas las visitas? ¡Ahí van!

La piel ofrece un montón de posibilidades. El cuero es un material que se lleva utilizando desde hace mucho tiempo en la decoración; siempre se ha visto colgando en paredes, cubriendo suelos o tapizando asientos, entre otros elementos. Y es lógico, ya que se trata de un material con muchas ventajas. Las más importantes: tiene una larga vida útil y un aspecto que lo convierte en ideal para todo tipo de ambientes.

 

¿Dónde usar la piel? 

Podríamos decir que se puede utilizar en cualquier lugar de la casa. Desde unos taburetes de cuero para desayunar en la cocina o convertir el garaje en una sala de reuniones con amigos, hasta el clásico sofá familiar donde pasar un rato viendo la televisión o echando la siesta. Pasando por alfombras para colocar a los lados de la cama, complementos decorativos en muebles de madera y un sinfín de otros elementos.

Lo ideal es combinar la piel con otros muebles para crear el ambiente que más te gusta. Si quieres un estilo futurista, puedes emplear armarios y baúles metálicos. O mobiliario de madera natural si lo que buscas es decorar con aire rústico. Las combinaciones son interminables y puedes usar más o menos cuero en función de los colores, el tamaño de la estancia y otras condiciones.

En tu dormitorio también puedes incorporar elementos de cuero. Un baúl de piel a los pies de la cama puede servirte de almacenaje y le dará un toque de lo más especial a la estancia dedicada al descanso.

 

Busca piezas de calidad 

Al igual que con otros materiales, no todos los cueros son iguales. Hay piezas de mayor calidad que otras, lo que se puede comprobar a menudo simplemente mirando y tocando la piel. Al tacto, se nota enseguida la diferencia entre un mueble fabricado en cuero de primera calidad y uno que lo lo es tanto.

La razón por la que apostar por la calidad cuando decoras con cuero es muy simple. Una pieza de piel buena seguirá como nueva después de unas décadas, mientras que el cuero de mala calidad se estropea después de que se haya usado muy poco.

 

Elige un acabado que encaje con tu estilo 

Aunque puede parecer que los muebles de cuero son prácticamente iguales, lo cierto es que existen distintos tipos de tratamientos y acabados. El resultado final depende en gran medida de ello, de modo que es interesante saber si lo que se ha buscado es potenciar el aspecto natural de la piel, o si se ha buscado hacerla más resistente al desgaste y la luz del sol.

En cuanto al acabado, es fundamental que te decidas por uno que sepas que te va a gustar de aquí a mucho tiempo. Sobre todo teniendo en cuenta que un buen mueble de piel va a durar décadas. Así que elige colores y formas con las que te sientas a gusto.

Si te gusta el estilo tradicional, busca colores y formas clásicas, como butacones y sofás en negro o marrón. El clásico sofá Chester puede ser una buena idea.

Si te gusta hacer combinaciones modernas, colores como el rojo, el verde o el amarillo se pueden alternar dependiendo de la zona en la que los quieres usar.

 

Cuidado de las piezas de cuero 

De todas las tapicerías que existen, el cuero es el más sencillo de cuidar. No tienes más que usar un producto neutro que no afecte a la capa protectora que tiene la piel. En la mayoría de los casos, un paño suave y un poco de agua destilada será más que suficiente. Si se trata de una mancha de grasa, actúa de inmediato y espolvorea con bicarbonato o talco para que lo absorba, y después de unos minutos limpia con un paño seco, sin frotar. También existen productos específicos para el cuidado de la piel que te ayudarán a cuidarla y mantenerla perfecta durante más tiempo.

 

Si tenéis en cuenta todos estos detalles, no lo dudéis… ¡Daréis en el clavo!

Yo soy una fanática del cuero. Suelo combinarlo con accesorios y tejidos más cálidos para crear espacios más confortables. ¡Me encanta el contraste! ¿Qué os parece a vosotr@s?

 

Periodista especializada en belleza, moda y corazón

1 Comment

  1. Helena Gonzalez

    26 abril, 2018 at 10:17

    Hola, un post muy interesante. Recientemente usamos unas pieles para decorar unas paredes y la verdad a quedado muy bonito. Re decoramos un estudio ( con ayuda de https://molinsdesign.com/es/ solos no habriamos podido y insistimos en usar algo asi) y es verdad que el cuero de calidad queda muy bien. Un saludo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>