Consejos para cuidar la piel en invierno

By  |  0 Comments

El invierno es una de esas estaciones en las que hay que prestar especial atención al estado y cuidado de nuestra piel. Y, sobre todo, a los factores externos e internos que puedan llegar a dañarla. Y es que durante los meses de más frío nuestra piel se sobreexpone a cambios de temperaturas más bruscos: al entrar y salir de casa, el viento, el sol de media mañana, la contaminación de la calle, la calefacción… El resultado puede provocar una piel más reseca y castigada. Incluso, en pieles atópicas, pueden darse casos de deshidratación severa y descamación.

A continuación te dejamos algunos consejos para evitar esa tirantez y sequedad con trucos y tratamientos que cuidarán de tu piel durante el invierno:

1.Limpia bien el rostro tanto por la mañana cuando te despiertes como antes de ir a dormir, para así deshacerte de las partículas tóxicas e impurezas que tu piel puede haber atrapado durante el día. Es imprescindible limpiar los poros para que la piel pueda respirar durante las horas que dormimos, es por ello que desmaquillarnos, bien aplicando jabón para el rostro o tónico facial, se vuelve fundamental para refrescar el rostro y devolverle su Ph natural.

2. Lo principal es hacernos con una crema de dosis duradera de hidratación. La gama Moisture Surge de Clinique, por ejemplo, proporciona hasta 72 horas de hidratación gracias al gel con extractos de cafeína y ácido hialurónico y aloe vera, sin perfumes ni aceites añadidos. Después de la limpieza facial, la crema es el mejor aliado por las mañanas (antes de desmaquillarse, por ejemplo) así como antes de dormir. Durante la noche es cuando la piel se regenera y es cuando debemos aplicar los productos más intensos.

3. En invierno tendemos también a utilizar el agua más caliente para ducharnos. Pero también es cierto que las altas temperaturas pueden hacer que se desarrolle una pérdida de lubricación, dejando la piel más seca y sin brillo. Por eso es necesario controlar el agua y proteger la piel con jabones más suaves y emolientes e intentar hacer uso de los aceites faciales.

4. Otro aspecto que muchas veces pasamos por alto es el agua. Beber agua juega un papel fundamental en el estado de nuestra piel. Se deben consumir, al menos, 2litros diarios, sin contar bebidas como el café.

5. También, cuidar la alimentación, aumentando el consumo de la vitamina C y de diferentes antioxidantes puede ayudar a que nuestra piel luzca sana. Junto a esto, obviamente es recomendable evitar el tabaco y el alcohol, que repercuten en el estado de la piel de forma negativa, y que pueden incluso empeorar la dilatación capilar facial.

6. Respecto al rostro, las mascarillas también pueden llegar a ser grandes aliados. Podemos encontrar todo tipo de tratamientos, texturas y propiedades distintas que pueden servir como ‘refuerzo’ en nuestra rutina del cuidado de la piel. Según nuestras necesidades, podemos conseguir tratamientos hidratantes, calmantes, nutritivos…

7. Otro aspecto que también pasamos por alto es la protección solar durante el invierno. Y es que el sol es el mismo, en mayor o menor medida, y nuestra piel siempre está expuesta a él. Aunque no lo notemos o no parezca del todo nocivo, está actuando, y si nos dejamos llevar podemos experimentar a largo plazo un envejecimiento prematuro de nuestra piel.

 

Periodista especializada en belleza, moda y corazón

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>