Cinco consejos para fortalecer tu suelo pélvico

By  |  0 Comments

A veces nos cuesta hablar públicamente de estos temas, pero lo cierto es que después de dos embarazos puedo garantizaros que tener el suelo pélvico fuerte y sano es fundamental para prevenir patologías tan molestas como la incontenencia urinaria o el vaginismo y, por supuesto, para poder disfrutar plenamente de la sexualidad.

Y para conseguirlo hay que seguir ciertas pautas, ya que el paso de los años, el sobrepeso, una mala higiene postural y los embarazos pueden terminar debilitando este conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior.

A continuación encontraréis cinco consejos útiles para fortalecer esta zona. Importante: es necesario ser constante, especialmente después del parto, momento en el que esta zona tiene que volver a su sitio y recolocarse. Tomar nota:

1-Seguir una dieta sana y equilibrada

Alimentarse de una forma equilibrada y adecuada nos ayuda a estar bien en todos los ámbitos de nuestra vida y también ayuda a prevenir los problemas derivados del debilitamiento de la zona pélvica. ¿Por qué? Muy sencillo, alimentarse mal puede desenvocar en estreñimiento y sobrepeso, dos de las causas que más afectan a esta zona.

El estreñimiento puede ocasionar debilidad pélvica al tener que esforzarse más a la hora de ir al baño, mientras que la obesidad termina debilitando los tejidos de sostén de la vejiga.

2-Practicar deporte de forma constante

El deporte tiene un montón de ventajas para nuestro organismo, entre otras cosas nos ayuda a estar en forma y a mantener más fuerte toda nuestra musculatura. Eso sí, si padeces incontinencia urinaria o alguna otra patología derivada de la debilidad de la pelvis es recomendable que elimines de tu rutina deportiva deportes de impacto, como el running, que aumenta la presión intraabdominal y puede resultar contraproducente. Es preferible que apuestes por deportes menos agresivos.

3-Ejercitar la zona pélvica

Al igual que el resto de los músculos, la pelvis también tiene que ser ejercitada. Disciplinas como el Yoga, el Pilates o la Gimnasia Abdominal Hipopresiva ofrecen grandes resultados. Otra opción es recurrir a los famosos ejercicios de Kegel, especialmente diseñados para esta zona y que consisten en contraer esta zona con ejercicios controlados.

Tampoco hay que olvidarse de algunos juguetes que ayudan a fortalecer el suelo pélvico, como las bolas chinas, conos o pesas vaginales, que ofrecen buenos resultados en un corto espacio de tiempo, siempre y cuando se sea constante.

4-Mantener la postura correcta

¿Os acordáis cuando érais pequeñas y vuestras madres os decían aquella frase de: “Mete tripa y anda derecha”? Yo sí. Y tengo que agradecérselo. Recuerdo que alguna vez pensé que quería que la gente me viera más guapa, pero lo cierto es que quería que mantuviera una postura adecuada para que no sufriera ninguna lesión. Lo que le preocupaba era mi salud.

Efectivamente, al caminar o sentarse bien erguido y apretando los músculos abdominales estamos fortaleciendo la espalda y la zona pélvica, previniendo lesiones o molestias innecesarias. En definitiva, una buena higiene postural nos ayudará a sentirnos mejor y a estar más sanos.

 

5-No levantar demasiado peso

Es fundamental no cargar demasiado peso. Además de sobrecargar la espalda, se ejerce mucha presión en la zona abdominal, que a su vez empuja hacia abajo contra el suelo pélvico y puede debilitarlo e incluso causarle alguna lesión.

Os recomiendo que los pongáis en práctica. Más vale prevenir que curar…

Periodista especializada en belleza, moda y corazón

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>