10 recomendaciones para un embarazo saludable

By  |  0 Comments

Much@s piensan que cuidarse durante el embarazo es una cuestión de sentido común. Y no les falta razón del todo, pero lo cierto es que cuando una mujer se queda embarazada, comienza a experimentar cambios en su cuerpo, sus hormonas se revolucionan, el nerviosismo y las dudas le asaltan constantemente…. ¡Vamos, que no se ve todo tan sencillo como lo ven otr@s desde fuera! Muchas son las cuestiones que rondan por su cabeza: “¿Estaré alimentándome bien?” “¿Puedo o no puedo practicar ejercicio?” “¿Qué cosméticos debo utilizar?” “¿Qué síntomas son normales y cuáles deben preocuparme?” “¿Es bueno para mi bebé que practique sexo?”… Y esto es sólo el principio de las cuarenta semanas que suele prolongarse la gestación.

He recopilado algunos consejos que creo que resultarán bastante útiles para las futuras mamás primerizas que ahora mismo estén haciéndose todas estas preguntas:

 

1-No faltes a tus revisiones con el ginecólogo

Puede parecer una obviedad, pero es el punto más importante de este post. Es fundamental ponerse en manos de un buen profesional que nos haga un seguimiento del embarazo, nos diga qué hacer en cada momento, resuelva nuestras dudas y temores… No hay dos embarazos iguales y sólo un especialista puede orientarnos a lo largo del proceso y determinar si basta con que nos sometamos a las ecografías rutinarias o si también debemos realizarnos un test genético prenatal para garantizar la salud del bebé y la nuestra propia.

 

2-Come para dos, no por dos

Seguro que algunas de las que andáis por el primer trimestre estáis hartas de sentir náuseas y malestar y pensáis que este epígrafe no va con vosotras. Pues creerme cuando os digo que generalmente (y por suerte) estos síntomas desaparecen a lo largo del embarazo y un hambre voraz se apodera de vosotras, jejejeje.

El caso es que no hay que dejarse llevar por la gula. Lo recomendable es intentar por todos los medios comer de forma sana, equilibrada y moderada.  Y la frase de “come para dos, no por dos”, no es un mito. Es cierto que hay que comer más que en circunstancias normales, pues hay que incrementar la ingesta de ciertos nutrientes, pero esto no significa que sea bueno ponerse ciega de chocolate, pasta e hidratos de carbono, que es precisamente lo que nos apetece cuando estamos en estado de buena esperanza. Hay que incrementar la ingesta de proteínas y asegurarse de que se come la cantidad de calcio adecuada, pero sólo son necesarias 300 calorías más por día de lo que acostumbrabas antes del embarazo, así que no te pases de la raya.

Por otro lado, hay que evitar ingerir pescados que puedan contener altas dosis de mercurio (como el atún o el pez espada); huevos, embutidos y carnes crudas si no se ha pasado la toxoplasmosis y quesos elaborados con leche sin pasteurizar para no contraer listeriosis. Padecer estas enfermedades durante el embarazo puede  poner en peligro al feto y causarle daños irreparables.

 

3-Hidrátate bien

Una buena hidratación es fundamental en cualquier situación, pero aún lo es más durante el embarazo, ya que mejora la circulación sanguínea, conserva la temperatura corporal, ayuda a tolerar mejor el calor y contribuye a tener un embarazo saludable.

 

4-No olvides tomar tus suplementos vitamínicos

Seguro que de este punto ya te advertirá tu ginecólogo; el ácido fólico, el hierro, el yodo, el calcio… van a ser compañeros inseparables en este viaje. Se trata de complementos vitamínicos que ayudan al feto a desarrollarse adecuadamente evitando carencias que podrían causarle deficiencias (bajo peso, espina bífida…) y a ti te ayudarán a estar fuerte, sin anemia ni enfermedades asociadas al embarazo, como la preeclampsia.

Eso sí, es muy importante que no tomes ningún complemento alimenticio por tu cuenta y riesgo. Nunca te olvides de consultar a tu médico si puedes o no tomar determinadas sustancias para no poner en riesgo innecesariamente en tu bebé.

 

5-Procura descansar bien

Durante el primer y el último trimestre del embarazo es normal sentir cansancio y mucho sueño. El cuerpo te pide a gritos que descanses y debes escucharlo. Echarse una siestecita después de comer y hacer un descansito de vez en cuando con las piernas en alto te vendrá bien para evitar la hinchazón y la retención de líquidos que pueden presentarse durante el embarazo.

 

6-Huye de la vida sedentaria

Si nunca has practicado deporte, no pretendas hacer ahora los 1000 metros lisos, pero tampoco te quedes sentada en el sofá; sal a caminar todo lo que puedas para sentirte más ligera y prevenir el sobrepeso.  Si de lo contrario, eres muy deportista, baja un poco el ritmo y evita los deportes de alto impacto, pero no dejes de moverte. Si te mantienes activa hasta el final del embarazo, no cogerás más peso de la cuenta y estarás mucho más ágil cuando llegue el momento del parto.

Sin duda, un buen método para mantenerse en forma es el sexo. Si todo va bien, mantener relaciones sexuales con normalidad durante el embarazo es seguro y más que recomendable, ya que te ayudarán a relajarte y a sentirte deseada. Lógicamente a medida que evoluciona el embarazo, el tamaño de la tripa es el que va imponiendo algunas limitaciones.

Obviamente, estos consejos no van contigo si el médico te ha recomendado reposo o abstenerte de mantener relaciones sexuales. En este caso, limítate a descansar y a seguir las recomendaciones del especialista.

 

7-Visita al dentista

La higiene bucal es fundamental durante toda la vida, pero especialmente durante el embarazo, ya que los cambios hormonales que se producen en esta etapa de la vida pueden hacerte más propensa a padecer enfermedades de encías. Por eso es conveniente visitar al odontólogo durante el embarazo y, si lo estima necesario, someterse a una limpieza bucal o a un curetaje de encías.

 

8-Mima tu piel

Las hormonas también pueden hacer estragos en la piel durante el embarazo. Nunca salgas a la calle sin aplicarte una crema con protección solar para evitar manchas y quemaduras.

La piel del cuerpo también está experimentando un montón de cambios en esta etapa. No olvides hidratarla bien para evitar que aparezcan estrías o cicatrices debidas al estiramiento que nuestra piel experimenta a lo largo de estos meses.

Otro detalle importante: Asegúrate de que los cosméticos que utilizas no lleven aceites esenciales ni componentes químicos que puedan perjudicar a tu bebé. Apuesta por cosmética natural y, ante la duda, consulta con tu médico.

 

9-Usa ropa adecuada

Durante el embarazo, aumentamos de peso y de volumen, tendemos a retener líquidos, se nos hinchan los tobillos… Es conveniente utiliza ropa adecuada que no nos apriete para estar cómodas. Eso no significa que vayamos en chándal todo el día. Afortunadamente la moda nos ofrece un montón de posibilidades para vernos guapas, pero no es el momento más adecuado para lucir unos pitillos ajustados ni subirse a unos taconazos de vértigo. Lo más razonable es apostar por prendas holgadas y calzado cómodo.

 

10-Cultiva tu mente para estar distraída

Durante el embarazo nuestra mente puede jugarnos alguna mala pasada. No sólo el cuerpo está más vulnerable, las hormonas nos hacen tener cambios de humor bruscos. Además, las dudas, los temores y el nerviosismo que nos genera  la dulce espera pueden jugarnos malas pesadas y, en algunos casos, llevarnos hacia una depresión.

Pasear, practicar ejercicios de relajación, buscar una actividad que mantenga la cabeza ocupada en otra cosa, hablar claramente de nuestros sentimientos y preocupaciones… son algunas pautas que pueden hacernos más llevadero este proceso y evitar que caigamos en una depresión antes, durante y después del parto.
¿Estás embarazada? ¿Te han resultado útiles estos consejos?

 

 

Periodista especializada en belleza, moda y corazón

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>